El Pájaro de Fuego

Una web donde poder compartir las historias creadas por ti con los demás
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  FAQFAQ  BuscarBuscar  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  

Comparte | 
 

 Espíritu oriental

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Aru*
Observador
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 5
Edad : 23
Localización : lejos, donde ni el silbido del viento llega
Fecha de inscripción : 29/01/2009

MensajeTema: Espíritu oriental   Jue Ene 29, 2009 5:54 pm

Weno, es la primera historia q escribo en el foro, espero q os guste muxo a tod@s! x)



[i]Ah, x cierto, hay términos q quizás desconozcais, sí q os hago un peqña aklaración
study

Ti=flauta típica de china, con un sonido muy lindo por cierto.


Última edición por Aru* el Jue Ene 29, 2009 9:10 pm, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aru*
Observador
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 5
Edad : 23
Localización : lejos, donde ni el silbido del viento llega
Fecha de inscripción : 29/01/2009

MensajeTema: Re: Espíritu oriental   Jue Ene 29, 2009 6:54 pm

prólogo




Tu destino no es aquel que te toca, ni el que los demás te otorgan, sino el que tú eliges.Un grano de arroz es capaz de desiquilibrar la balanza, ten presente todo lo que llevas a cabo en tu camino, tus decisiones regirán lo que hagas después; te equivocarás, tenlo por seguro, también el sabio puede sentarse en el hormiguero, pero solo el necio se queda sentado en él. Quizá algún día tu espíritu guerrero descanse con el mío, y entonces los dos contemplaremos del pasado nuestros errores, porque, nadie es tan sabio, como aquel que reconoce que,lo que sabemos, es una gota de agua,lo que desconocemos, el inmenso océano.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Aru*
Observador
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 5
Edad : 23
Localización : lejos, donde ni el silbido del viento llega
Fecha de inscripción : 29/01/2009

MensajeTema: Re: Espíritu oriental   Jue Ene 29, 2009 8:40 pm

[b]CAPÍTULO 1. [i]antes de creer...


Tarde húmeda, como todos los rutinarios días de mi vida.
El sonido del ti* en las calles de abajo y el olor a té de jazmín en el salón.
Como todas las mañanas.
El mismo incienso en la mesa, lanzando sus bailes de humo a mi perfil.
Mi paño rosa de seda, sobre mis hombros.
Yo, como todos los imperturbables días,junto al ventanal del salón, mirando los mercados,el bullicio de las calles, la gente gritando, ofreciendo sus productos asegurando la buena calidad y el bajo precio de los mismos...
Pero yo veía algo muy distinto.
A lo lejos, entre las montañas, coronadas de nubes y pobladas de nieve permanente, semejantes a conos de papel, se encontraba mi vida... mis sueños...
Sabía que allí viajaba todos los días parte de mi alma, de mi ser.
Un pequeño monasterio, de paredes blancas y lisas como el marfil, con su tejado picudo parecía sostener los cielos.
Todos decían que había sido abandonado ya hace muchísimos siglos, que nada había ahí ahora, que probablemente sus monjes se habían trasladado a otro templo de rezo.
Sencillos ignorantes...
No les culpo, tampoco quería que se propagase por ahí lo que yo sabía de él, oh, por supuesto que no, había jurado solemnemente llevarlo a la tumba conmigo. Ellos eran simplemente mercaderes y personas de oficios humildes. ¿Qué iban a saber?
Bajé de mis nubes, cojí la taza de té caliente y tomé un sorbo.

-Las 5 y treinta y cinco minutos de la tarde, ¿Buena hora para empezar a trabajar no?
Pegué un sobresalto y el té, junto con la tranquilidad y la paz interior se derramó por mi vestido hasta el suelo.
-Aaaais!-me quejo, el líquido estaba tan caliente que quemó parte de mis muslos. Fui rápiamente a la cocina,cojí un trapo e intenté limpiarlo todo- ¿estás loco?¿Qué le digo ahora?
-Lo siento lo siento,-coje otro trapo y me ayuda.-tranquila, piensa que estás en el mercado.
Huin Jian era mi mejor amigo, trabajaba conmigo en un pequeño restaurante español que la señora Quing Xua había montado en la ciudad,-el únco sin duda-y que inesperadamente daba pingües beneficios.
-¿Y ella?-pregunto. Aunque pensara que yo no estaba en casa, si me pillaba en ella me echaría una bronca de tres pares de narices, y quizá me bajaría el sueldo. Aún así, estaba segura de que no me despidiría.
Porque, al fin y al cabo, yo era la única española del restaurante; por lo tanto-y lo decía con orgullo y la cabeza levantada-la única que conocía verdaderamente la comida española.
Yo había nacido allí, había crecido junto a mis padres en la capital, hasta los quince años,edad al a que me mudé aquí, Shangai, China. Mi madre era una arquitecta emprendedora y sotisficada, cuyas ideas en España eran incomprensibles y negadas; mientras que en Shangai, se le daba gran mérito a todos sus proyectos.En eso me parezco a ella,-porque, lo referente al físico...-soy perfeccionista, y algo quisquillosa a veces, tengo que reconocerlo.
Mi padre es actor. ...Bueno, a mí me gusta llamarlo así, pero en realidad trabaja en un grupo de teatro "ambulante", es decir, se pasa la vida de un lado a otro, representando sus entretenidas comedias por aquí, o por allá... ahora mismo no sé exactamente cual es su paradero; Perú, Venezuela, Argenina... llevo sin noticias de él desde el semestre pasado.
¿Qué si lo extraño? Pues la verdad, no mucho, ya me he hecho a la idea de su ausencia.
Así una cosa llevó a la otra; los dos eran espíritus rebeldes. Al principio, todo era normal, pero los estímulos que regían sus movimientos indicaban caminos muy diferentes. Si dijera que se divorciaron, mentiría. Pienso que nisiquiera el concepto que se atribuye a una pareja que ha roto pueda servir como término en este caso; me refiero a si están "separados", o no. Quién sabe. Se quieren, oh, y tanto que se quieren, por lo tanto no creo que la palabra sirva. Yo diría más bien "distanciados, por la distancia, por los quilómetros". Cada uno ha decidido vivir su vida a su manera,y punto.
Yo me fui con ella entonces. Nos alojamos en una bonita residencia, bastante céntrica, por cierto; pero mi madre pasaba allí tanto tiempo como un pingüino en el desierto, es decir, yo vivía prácticamente sola. Me llevaba al colegio, y todo eso, pero el tiempo hizó lo mismo que con papá. Se fué definitivamente, siguió con su arquitectura y yo con mi rutinaria vida.
Me mandaba el dinero por correo, yo lo aceptaba. Únicamente compraba lo necesario, porque nunca fui avariciosa.
Sin embargo, cada vez que llegaba esa carta a mi buzón, la recibía con menos cariño, entusiasmo.
Encontré este empleo, bien pagado, y el dinero de mi madre fue devuelto a su dirección.
Necesitaba ser independiente, no podía prescindir toda la vida de su sueldo. Tuve mucha suerte.
Ahora vivo en otra parte, otra residencia, menos lujosa, pero que mas da. La paga Quing y yo trabajo en su restaurante.
-Pues la verdad, no lo sé.-contesta, después de una breve pausa, a mi pregunta.
-¿Para qué te ha llamado entonces?-Pregunto, ya que Quing únicamente se dirigía a nosotros para decirnos algo verdaderamente importante del negocio, y siempre por teléfono, por supuesto.
-En principio, me pareció que era por los pedidos...
¡Los pedidos!, ¡Tocaban esta semana! ¿Cómo me pude olvidar?
-¿Qué le has dicho?-pregunto nerviosa. Esto era un descenso del sueldo fijísimo. Era la medida más directa y eficaz a la que nos solían someter, y no podía permitirme ese lujo. Dejé el trapo en la encimera y me dirije a la habitación, aún esperando su contestación.
Me agarró el brazo, con delicadeza, para que no siguiese andando. No tuve mas remedio que parar.
Me miró fijamente, calmado, como siempre, con su típica cara entre sosiego, y paciencia(conmigo,por supuesto; a mi beneficio, o pesar). No sabía donde había aprendido a controlarme de éste modo; y me preguntaba si usaba la misma estrategia con mi jefa para tenerla siempre satisfecha.
Me habló, como siempre lo hacía, con dulzura, con su vocecilla tintineante chinesa.
-a:deja que termine de hablar, si haces el favor-me recrimina con sarcasmo.
Me relajo y me suelta. Ahora que sabe que no me voy a ir corriendo, me habla más amistosamente y con más energía.
-b:En principio, me llamó por lo de los pedidos. No tuve tiempo de decirle nada porque en seguida se desinteresó del tema y me preguntó qué tal todo en el restaurante.
Una oleada de alivio me recorrió por todo el cuerpo. De ésta me había librado.
Huin se cruzó de brazos, suspiró, y me dijo, como quien recrimina a su hermano pequeño.-¿Cuándo bajará tu cabeza de dondequiera que se encuentre estos días, Dian?
Ah, ¿Que quién es Dian? Pues yo, supongo. En realidad mi nombre es Diana, "la diosa de la luna" según mi padre. Menuda cursilada. Para los amigos soy Dian, y punto.
-Tengo que irme-contesto tras un instante. Era evidente que la cabeza aún estaba sobre mi cuello.
Salgo rápido, no me despido, bueno, no directamente. Ya sabes, la confianza da asco.
El restaurante estaba relativamente cerca, por lo que no tardé más de 10 minutos.
Era un amplio bajo de color anaranjado, que contrastaba con las rojas y verdes casitas de la calle vieja,decoradas con sus uni,bi o triples lámparas chinas. Encima de la puerta de madera, lucía un cartel que rezaba: spanish restaurant.
Parece una parodia que esté en inglés, pero todo tiene su razón.
Abrí la puerta y dejé mi chaqueta en el perchero. Saludé en voz alta a mis compañeros, pero no obtuve respuesta, lo intenté otra vez:
-¿Hooola?
Escuché un chasquido en una esquina y en cuanto me giré para ver de que se trataba, me encontré con una multitud de gente a mi alrededor gritando:
-SOLPLEEESAA!- con serpentinas de colores y confetti, después de comprobar como mi pelo había quedado totalmente impregnado de ese material festivo, todos ellos empezaron a cantar:
-CUMPLEAAÑOS FELIIIZS.... CUMPLEAÑOS FELIIIZS.... TE DAMOOS TODOS, CUMPLEAÑOSS FELIIZS!
Aplausos a continuación y muchas caras sonrientes... a mí también me entraron ganas de reir... hoy era mi cumpleaños, y lo había olvidado completamente.
Se abalanzaron sobre mí para abrazarme, y me sentí como no me había sentido desde hacía ya mucho tiempo.
Una personita querida en un lugar en el encajaba como los demás.
-Muchas gracias, sois todos muy buenos amigos-les dije, en un "aceptable" chino mandarín; fruto de varios años de esfuerzo vocal. Era un detalle que se hubieran aprendido la canción en mi idioma y... ¿Cómo sabían que hoy cumplía 15 años?
-Te tenemos una sorpresa-oigo una vocecita cantarina infantil. Una niña chinita, de 4 años de edad, con sus dos coletitas y balanceándose como una muñeca, me entrega un paquete de color rojo.
Lo cojo con mucho entusiasmo.
-Gracias Yuny.
Desenvuelvo con cuidado y me encuentro con un colgante precioso, de piedrecillas de colores y símbolos chinos.
-La ha elegido Yun, dijo que te gustaría mucho, nosotros no le vemos...
-Es preciosa-afirmo, sin dejar terminar a


Última edición por Aru* el Jue Mayo 14, 2009 2:56 pm, editado 14 veces
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Niyu_Aalis
Admin
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 751
Localización : Corriendo en libertad por mi mundo, Fantasía
Fecha de inscripción : 06/08/2008

MensajeTema: Re: Espíritu oriental   Vie Ene 30, 2009 11:13 pm

Aru esta muy bien, de verdad me ha encantado, pero una cosa, por favor, no escribas los mensajes seguidos, procura ponerlo todo en uno Wink Y de nuevo enhorabuena por la historia

_________________
Spoiler:
 
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://elpajarodefuego.forosactivos.net
Ani
Admin
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 1005
Localización : Donde las estrellas me amparen
Fecha de inscripción : 08/08/2008

MensajeTema: Re: Espíritu oriental   Vie Ene 30, 2009 11:18 pm

esta mu bien Aru
sigue plissss Very Happy

_________________
Spoiler:
 

Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
meriii
Fanátic@ del tiempo libre
avatar

Femenino Cantidad de envíos : 289
Edad : 23
Fecha de inscripción : 08/08/2008

MensajeTema: Re: Espíritu oriental   Miér Abr 01, 2009 11:19 pm

mu wuaiii

bien cariño, ahora solo tenes que continuar
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Espíritu oriental   

Volver arriba Ir abajo
 
Espíritu oriental
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Sulepeth, espíritu negro de destrucción
» [Prologo] Es imposible aplastar el espíritu de un tigre.
» Alfa, Espíritu Guardián
» CD Tenerife, en busca del espíritu de los 90
» Ibuki Munemasa, el Espíritu Indomable.

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
El Pájaro de Fuego :: Historias :: Ciencia Ficción-
Cambiar a: